top of page

Como Dalí accidentalmente destruyó su propio mercado

Actualizado: 1 dic 2020




En el mundo existen muchos casos de personas que llegan a la fama para luego crear controversia. Y el mundo del arte no es la excepción. Salvador Dalí, conocido por obras como “La Persistencia de la Memoria”, es uno de los principales exponentes del arte surrealista; y en este video te vamos a platicar más sobre sus influencias y la gran controversia que se creó alrededor de él y cómo esto terminó destruyendo el mercado de sus propias obras.

1.Inicio e influencias

De pequeño, Dalí siempre se quejaba de sus maestros porque sentía que ninguno de ellos estaba calificado para examinarlo y criticarlo. Esto terminó causando su expulsión de de la Academia de San Fernando en Madrid ya que Dalí se rehusó a presentar su examen final afirmando que ninguno de los maestros era suficientemente competente para juzgarlo.

Fue también en este periodo donde Salvador empezó a desarrollarse en diferentes estilos de arte. Una de sus grandes inspiraciones era Diego Velázquez, el pintor de “Las Meninas” de quien no sólo tomó inspiración sino que también adoptó su famoso bigote.

Después de este periodo, Dalí viajó a París donde interactuó con artistas como Picasso y Miró, lo que lo llevó a su primer fase como surrealista. Dalí pintaba las imágenes de sus sueños y estaba muy interesado en las teorías psicoanalíticas de Sigmund Freud. Unos dirían que la atribución más grande de Dalí al surrealismo fue su técnica de siesta hipnagógica vertical. Dalí usaba esta técnica para poder recordar claramente sus sueños y pensamientos subconscientes.

La idea era ponerse en un estado medio despierto, medio dormido y despertarse repentinamente. Así Dalí podía recordar vívidamente lo que estaba soñando y plasmarlo en sus obras.

2.Gala

En 1929, Dalí conoció a su futura esposa, Gala, quien se hizo la encargada de los asuntos económicos y legales del artista. Además, algunos dicen que ella fue quien moldeó al personaje de Dalí, ya que, según personas cercanas a ellos, el artista realmente no era tan extrovertido como parecía.

Independientemente de esto fue hasta después de su casamiento en 1930 que Dalí se convirtió en una figura del surrealismo y pintó sus obras más famosas, entre ellas “La Persistencia de la Memoria”. Dalí se inspiró a hacer esta obra después de ver trozos de queso derritiéndose al sol.

Por cierto, si quieres un cuadro con esta obra o alguna otra de Dalí, puedes comprarlo en nuestra página en la sección de “Arte Famoso”.

Para mediados de 1930, Dalí se había hecho famoso tanto por su personalidad como por su arte. Sin embargo, muchos críticos del arte dicen que su forma de ser terminaba opacando su trabajo..

3.Impresiones (El dinero)

Después, en 1939, la época en la que se estaba formando el movimiento nazi, Dalí era parte del movimiento surrealista. Sin embargo, Salvador fue expulsado de este movimiento ya que apoyaba a Franco y a los nazis.

Fue después de esto, que Dalí se comenzó a interesar más en el dinero y se involucró en la mercadotecnia. Hizo comerciales para la televisión y también diseñó algunos logos, entre ellos, el de la paleta Chupa Chups.

Sin embargo, la práctica que resultaba más lucrativa a Dalí era la de hacer impresiones de sus propios trabajos en papel. Para Salvador la idea era simple. En vez de trabajar por días en una sola obra él trazaba sus ideas en una placa de metal y después autorizaba la reproducción de cientos de prints de la misma obra. Después firmaba estas reproducciones y las vendía como originales. Dalí no era el único artista que tenía estas prácticas sin embargo, su debilidad por el dinero llevó al artista a los extremos.

Dalí descubrió que por sólo firmar una hoja ésta ya tenía un valor de $40 dlls y se dice que Dalí podía firmar hasta 1,800 hojas en una sola hora. Sólo entre 1976 y 1977 llegó a firmar 17,500 hojas en blanco.

En los últimos años del artista el mercado se comenzó a llenar de recreaciones falsas. Y el problema es que Dalí no podía salir a desacreditar o acreditar trabajos que supuestamente eran de él.

Al final se estima que entre 40,000 a 60,000 hojas firmadas llegaron al mercado. Y esto, obviamente terminó abriéndole la puerta a miles de obras falsificadas. Nadie sabía cuales eran originales y cuales eran falsas. Al no poderse comprobar la autenticidad de las obras, éstas naturalmente perdían mucho valor.

Y así fue como Dalí terminó destruyendo accidentalmente el mercado de sus propias obras.

En el mundo del arte no existe ningún otro caso como este. Quizás así era como Salvador Dalí lo quería. Después de todo él fue el mismo quien dijo una vez: “Lo que es importante es repartir confusión, no eliminarla“.

Décadas después de su muerte el nombre “Dalí” no ha perdido relevancia. Su bigote se ha convertido en un símbolo de creatividad artística y sus obras tan peculiares siguen sorprendiendo audiencias medio siglo después de su creación.



Recuerda que si quieres un cuadro con alguna reproducción de Dalí la puedes comprar en nuestra página www.mxcanvas.com y pedirlo en diferentes tamaños y formatos. Envío a cualquier parte de México.


Formatos disponibles en Canvas Mexico

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page